Nª 1429- 30 de Octubre de 2011

La escena con mayor claridad de la despedida de Jesús de sus discípulos no se halla en su ascensión a la gloria del Padre, de donde vino, sino más bien en la cena de la Pascua, tan cargada de gestos y signos; cuando Jesús se reúne con los más íntimos, se levanta de la cena, pone agua en un lebrillo, se ciñe la toalla, y comienza a lavar los pies de sus apóstoles.

No falta ninguno de ellos. Incluso Judas Iscariote, el traidor que le va a entregar, está presente entre aquellos a quienes Jesús lava los pies, y a quien le da un trozo de pan mojado en su plato.

Ninguno de ellos, desconcertados, acierta a comprender cómo es posible que el Señor y Maestro adopte un gesto de esclavo. Jesús tiene que explicarles que tiene un mandamiento nuevo que comprende todos los grandes mandamientos de Dios, con sus preceptos y ordenanzas, con todas las enseñanzas de la Santa Ley de Dios y los Profetas: “Amar”.

No he querido decir el “amor”, porque se trata de un concepto, una idea, manoseada, tergiversada, corrompida; sino que he optado por el verbo “amar”, que no admite discusiones, ni exégesis, ni hermenéuticas acomodadas, sino que implica sólo, única y exclusivamente acción, decisión, entrega, fe existencial, a millones de años luz de los dogmas y las doctrinas eclesiastizadas carentes de significado.

El mandamiento de Jesús no es el “amor” sino el “amar”. La “preeminencia del amor” será el epígrafe que nosotros pongamos al pasaje neotestamentario; pero nuestro Redentor no habla del “amor”, sino de amarnos los unos a los otros, sirviéndonos, lavándonos los pies.

Por eso Jesús se lo muestra a aquellos primeros discípulos de forma existencial, no verbal, por cuanto no hay palabras que puedan aproximarse al agua, la toalla, las manos que pronto van a ser taladradas por clavos de veinte centímetros, las rodillas que poco después se doblarán para poder respirar desde la Cruz.

Mucho amor.

Joaquín Yebra,  pastor.

 

 

Los comentarios están cerrados.

Meses
Archivo