Nº 1.784 – 9 de Septiembre de 2018

“Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.  Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.”  (Juan 15:14-15)

Los amigos se cuentan las cosas.  Jesús es nuestro Jefe pero también es nuestro Amigo.  Si el jefe de tu trabajo es también tu amigo, te contará las cosas de la empresa y tú podrás también decirle tu punto de vista al respecto con cordialidad, de corazón a corazón, abiertamente como hablan los amigos, sin tapujos ni miedos.

“Si me amáis-dice Jesús-guardad mis mandamientos.”  (Juan 14:15)  El amigo de Jesús habla con Él y entiende sus mandamientos.  Jesús se los explica y le convence de su obligado cumplimiento para guiar al hombre y hacerle feliz.  Nuestro gozo está en que el Señor se nos manifieste.  Y esta manifestación amistosa de Cristo por Su Espíritu es sólo para los amigos obedientes.  Si no obedecemos, la amistad se enfría.  “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.”  (Juan 14:21)  La felicidad del ser humano sólo se puede dar al experimentar que el Padre y el Hijo nos aman por medido de la Bendita Persona del Espíritu Santo que se nos muestra cada vez más cerca, más real, más intensamente.  Escuchamos su voz, somos sensibles a su dirección y a su presencia cada vez más.

Jesús está en el Cielo de Dios, en el Santuario Celestial, esperando volver como Vencedor y pisotear a sus enemigos (Hebreos 10:13) “De ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies.”  Jesús está esperando volver como también nosotros esperamos su “manifestación gloriosa”.  Si nos parece larga la espera y nos volvemos impacientes, tengamos en cuenta que Jesús también espera el día y la hora para llevarnos con Él.  Es una espera en ambas direcciones.  Por esa razón podemos esperar con su esperanza también.  Y con su paciencia aguardamos ese Día cada vez más cercano.

(Continuará…)

Los comentarios están cerrados.

Meses
Archivo