Nº 1.782 – 26 de Agosto de 2018

Hijo mío:

Evita caer presa de la justicia humana

Que estropea al que es hallado culpable

De modo que no se recupere jamás.

Vela por tu conducta

De niño, adolescente, joven y viejo.

Que tu vida sea como la gloria del sol

Que se yergue hasta alcanzar el cenit.

Hijo mío:

No seas extremista:

Recuerda que oscila la ortodoxia.

Pero el lastre del amor,

Del amor puro y constante,

Te librará del crimen

Y del sacrificio inútil

E imprimirá en tu corazón su sello.

Da tu brazo a torcer, y sé elástico.

Recuerda que de joven odiaste con pasión

Lo que a continuación amaste,

Y amaste con devoción

Para enfriarte luego.

Hijo mío:

Evita las discusiones,

Y aleja de ti sus consecuencias.

Si tu amigo no está de acuerdo contigo,

Espera otro día en el camino,

Pues el tiempo ayuda a discernir.

(Tomado el libro: “PROVERBIOS: Reflexión de la vida” de Moisés Chávez)

Los comentarios están cerrados.

Meses
Archivo