Nº 1.779 – 5 de Agosto de 2018

“Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.  Enseñaba en las sinagogas de ellos y era glorificado por todos.  Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.  Sele dio el libro del profeta Isaías y, habiendo abierto el libro, halló el lugar donde está escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos y a predicar el año agradable del Señor.”  (Evangelio de Lucas 4:14-19)

El Espíritu Santo había descendido sobre Jesús en forma corporal, como paloma mientras oraba cuando fue bautizado en las aguas.  Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto por cuarenta días, y era tentado por el diablo.  Cuando acabó toda tentación el diablo, se apartó de él por un tiempo y Jesús vuelve en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Nuestra misión es difundir la fama de Jesús por toda la tierra alrededor nuestro.  Y para cumplir con este trabajo, necesitamos la Unción de Jesús de Nazaret.  Ser frotados con el mismo aceite con el que fue frotado Jesús.  Y ¿cuál es esta unción?  La declara el profeta Isaías: “Y reposará sobre él, el Espíritu de Jehová, Espíritu de Sabiduría y de Inteligencia, Espíritu de Consejo y de Poder, Espíritu de Conocimiento y de Temor de Jehová.”  (Isaías 11:2)

Estas siete manifestaciones o vertientes del Espíritu Santo no pueden faltar en los hijos e hijas de Dios.  El Señor Jesús nos quiere así llenar de la plenitud de Él.

(Continuará…)

Los comentarios están cerrados.

Meses
Archivo