Nº 1.765 – 29 de Abril de 2018

“Porque así dijo Jehová: Cuando en Babilonia se cumplan los setenta años, yo os visitaré, y despertaré sobre vosotros mi buena palabra, para haceros volver a este lugar.  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.  Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”  (Jeremías 29:10-13)

Esta es una porción de la carta que el profeta Jeremías envió a todo el pueblo que Nabucodonosor llevó cautivo de Jerusalén a Babilonia.  El Señor revela Su plan:  el exilio ofrece un nuevo punto de partida y cuando se cumplan los setenta años Él los visitará y despertará sobre Su pueblo Su buena palabra.  Cuando Dios se propone hacer algo y traza Su proyecto, este se cumplirá en el tiempo preciso.  Dios les visitaría y les haría volver a la tierra prometida.  Estamos cerca de una visitación del Espíritu que va a dejarnos boquiabiertos.  Y producirá un retorno a Su buena palabra.  Una obediencia a Sus mandamientos y a la fe de Jesús.

El Señor quiere darnos un final feliz en medio de la Babilonia reinante de este mundo.  Una unción de paz que nos cubra mientras todo se desmorona a nuestro alrededor. Pero es necesario pasar por el cautiverio si nos hemos diluido con el mundo.  A la honra precede el abatimiento, pero si hay arrepentimiento, habrá final feliz para el hombre de paz.

Dios quiere que tú y yo que leemos este boletín, estemos entre aquellos que son Su remanente fiel.  Los que cuando oyen Su buena palabra la obedecen siendo visitados por Su Santo Espíritu.

¿Qué nos falta?  Jesús siempre nos mostrará lo que nos falta si nos atrevemos a preguntárselo.  Es menester desprendernos de algo y hacer también algo que se nos está indicando por el Señor.  “Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”  Amén.

Mucho amor.

Antonio Martín, pastor.

Los comentarios están cerrados.

Meses
Archivo